Cancún, Q. Roo, México

Isla Blanca

Descubre la Maravilla Natural de Isla Blanca, Cancún

Sumérgete en la maravillosa experiencia en nuestro hotel eco-friendly en el paraíso del Caribe Mexicano.

Bienvenidos a un rincón paradisíaco donde la naturaleza se despliega en su máxima expresión: Isla Blanca, ubicada en las proximidades de Cancún. Esta joya escondida te espera con sus playas de arena blanca y aguas cristalinas, ofreciéndote una experiencia única de tranquilidad y belleza inigualable.

Isla Blanca Cancún

Un Paraíso de Playas Vírgenes

Isla Blanca se distingue por sus playas vírgenes, un rincón del mundo donde la huella del hombre apenas se hace notar. Imagina caminar por la suave arena mientras el sol acaricia tu piel y las olas danzan a tus pies. Este es el lugar donde el estrés se disuelve con cada suspiro de la brisa marina.

Aguas Turquesas y Vida Marina Sorprendente

Sumérgete en aguas turquesas que parecen sacadas de un sueño. El agua cristalina te invita a explorar su riqueza submarina, hogar de una vida marina diversa y colorida. Ya sea buceando, practicando snorkel o simplemente flotando en la superficie, te encontrarás rodeado de un mundo submarino que quita el aliento.

Naturaleza en su Esplendor

Isla Blanca es un santuario natural donde la flora y fauna coexisten en armonía. La exuberante vegetación tropical rodea cada rincón de esta isla, creando un escenario perfecto para paseos relajantes y observación de aves. La oportunidad de conectarte con la naturaleza en su estado más puro es un regalo que Isla Blanca te ofrece.

Refugio de Tranquilidad y Escape

Lejos del bullicio de las zonas turísticas más concurridas, Isla Blanca se presenta como un refugio de tranquilidad. Aquí, el tiempo parece ralentizarse y el estrés se disuelve en el horizonte. Si estás buscando un escape de la rutina diaria y la oportunidad de reconectar contigo mismo, has encontrado el lugar perfecto.

Actividades al Aire Libre y Aventuras

Isla Blanca no solo es un lugar para la contemplación, sino también para la acción. Desde emocionantes deportes acuáticos hasta caminatas por senderos naturales, aquí encontrarás actividades que te permitirán explorar y disfrutar al máximo de este paraíso natural.

El Encanto de lo Auténtico

En Isla Blanca, la autenticidad es la norma. La ausencia de grandes desarrollos turísticos y la preservación del entorno natural te brindan una experiencia genuina y única. Disfruta de la hospitalidad local, conoce las tradiciones y sumérgete en la autenticidad de este rincón especial de Cancún.

Isla Blanca te Espera

Prepárate para una experiencia que te conectará con la esencia misma de la naturaleza. Isla Blanca, ubicada en las cercanías de Cancún, es mucho más que una escapada de playa; es un regalo para los sentidos, un refugio para el alma y un recordatorio de la belleza inigualable de nuestro planeta. Ven y descubre el encanto de Isla Blanca, donde la naturaleza te recibe con los brazos abiertos.

Como llegar a isla blanca

Desde el aeropuerto de Cancún, la forma más económica es tomar un autobús ADO (aeropuerto-Cancún) hacia el centro de la ciudad, luego desde el centro un taxi costará alrededor de 200-300 pesos.

Desde Cancún, la forma más sencilla es seguir la Avenida Bonampak hacia el norte, luego esta misma calle se convierte en una carretera llamada PROLONGACIÓN BONAMPAK. Un trayecto entre los manglares, dejando a tu derecha Puerto Juárez y Punta Sam, pasa por el Hotel Villas del Palmar hasta llegar a una rotonda con la entrada de Playa Mujeres (¡UNA GRAN PUERTA!).

A continuación, encontrarás una carretera pavimentada a la derecha. Sigue esa carretera pavimentada todo el camino con el campo de golf a tu derecha hasta que llegues a otra rotonda donde comienza una nueva carretera pavimentada. Sigue esta carretera pasando por la rotonda de Costa Mujeres, continúa recto hasta que se convierta en un camino de tierra.

Conduce 3 km por el camino de tierra hasta que encuentres un letrero de IKARUS a tu izquierda y un gran poste azul a tu derecha. Gira a la izquierda y sigue el camino de arena hasta el final, ¡y habrás llegado! Estamos del lado de la laguna.